ORGANIZACIÓN CÍVICA DE IMPULSO SOCIAL
Confederada a Ciudadanos de Centro Democrático [CCD]

ULTIMA HORA INFORMATIVA

4 sept. 2015

Refugiados

:: OPINIÓN | Pedro Carbajo Eneas*

Se llamaban Aylan Kurdi, de 3 años, y Galyb, su hermano, de 5. Ahogados en el mar cuando con su familia intentaban llegar a Europa.


El mundo se unió para hacer la guerra a Sadam Husein de Irak. Un dictador culpable de numerosas masacres y genocidios durante la guerra Irán-Irak, sobre todo con la población kurda.  Informaciones falsas de que disponían de armas químicas de destrucción masiva, unieron al mundo para terminar con su régimen. Fue ahorcado un 28 de diciembre de 2006, dejando un país con una mayor inestabilidad de la que había hasta entonces. Los norteamericanos se retiraron. Y entonces surgió el mayor movimiento de poder islámico, un radicalismo asesino no conocido hasta ahora, extendiéndose por Irán-Irak y otros países de África y Asia. 

La pasividad de ese mundo occidental, otrora dispuesto a acabar con Husein, no ha estado a la altura de esa amenaza directa. Los más terribles asesinatos contra sus propios ciudadanos no les ha hecho reaccionar más que en una medida de contención e indiferencia.

Hoy los habitantes de esas tierras maltratadas intentan de huir de una muerte cierta, jugándose la vida, atravesando el mar en minúsculos barcos que a menudo se hunden antes de llegar a la costa. Otros huyen a pié, atravesando varios países para llegar a la Europa prometida, la de un sueño que se convierte en pesadilla.

¿Y qué hace ahora Europa? Por ahora trata de reunirse, pero sin atajar el problema en su origen. No es capaz de unirse para combatir sobre el terreno a los asesinos. Y menos sin el apoyo de EEUU. Europa se reúne para ver cómo repartir la cuota de un vendaval de refugiados que llama a la puerta masivamente. Quiero recordar que fueron los propios asesinos del  EI los que prometieron introducir en Europa un millón de refugiados en Europa con el objetivo de desestabilizarla. La guerra la harán los yhiadistas por todos los medios, pero no se reacciona ante los hechos conocidos.

¿Llamaremos al 112 de urgencias cuando lleguen a nuestras ciudades? No lo resolvemos en origen y tendremos que resolverlo en nuestras ciudades.

Y ante esa inactividad y desarme moral se producen los desgraciados hechos de ver por Europa un ejército de miles de refugiados. Muchos que caen por el camino, como Aylan de 3 años y su hermano de 5, además de sus familiares.

Que el recuerdo de la foto de la playa con el cadáver de Aylan nos quede grabada en el recuerdo. Será un toque de atención serio y doloroso para que nos unamos, para que acojamos a estos refugiados. Y también, por supuesto, para que nos decidamos a acabar con los que, si les dejamos, podrían acabar siendo nuestros verdugos.

Del poeta Martín Niemoller: "Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada".

* Presidente de Honor de Asociación 90Mil Ciudadanos

1 comentario:

  1. Desgraciadamente es un tema tan viejo como complejo. Hoy los sirios huyen despavoridamente de un país que se debate entre un rey loco, prepotente y obviamente tirano y un grupo de más enloquecidos, peores que los talibanes (difícil imaginarlo pero es así), asesinos de niños y mujeres. Ayer eran libios, egipcios. Anteayer eran bosnios, iraníes e iraquíes. Más atrás fueron cubanos. y seguramente podemos recordar diferentes éxodos hasta llegar al bíblico. Todos buscando un futuro mejor para ellos y sus familias. Todos huyendo de la guerra, del hambre. Dejando todo atrás. Esta foto increíble, dura como invalorable desde el punto de vista periodístico nos pegó una bofetada a todos en la cara. Podemos recordar otra foto, de hace unos veinte años, que otro fotógrafo documentalista, Steve Mc Curry hizo de la niña afgana de ojos verdes y asustados. Otra refugiada que volvió a buscar años después y había cambiado de un campo de refugiados en Afganistán a otro en Pakistán, no había hecho más de 50km y nunca había vivido de otra manera. Canadá, un país frío, vacío y hecho de inmigrantes le negó la visa al papá de esta criatura fallecida. Desesperado el hombre se puso en manos de los traficantes de personas. Inescrupulosos que los suben en cualquier clase de barca y los dejan a su suerte en altamar. A diario mueren africanos en pateras, mexicanos en camiones hacinados, cubanos en balsa. Mientras los países que más han desarrollado y comerciado armamentos, les niegan luego el asilo que merecen. Que Dios nos perdone por esta almita.

    ResponderEliminar

Por favor, sea respetuoso en sus comentarios. No se aceptan comentarios cuyo contenido o enlace pudiera ser considerado difamatorio, soez, vejatorio o insultante. Ni los que inciten o hagan apología del delito o de la violencia de cualquier tipo. Recuerde: las formas importan. Intente ser empático y decir lo mismo sin agredir al prójimo. Gracias por colaborar con el civismo. 90Mil no se obliga a responder a todos los comentarios, pero lee siempre y con la máxima atención.