ORGANIZACIÓN CÍVICA DE IMPULSO SOCIAL
Confederada a Ciudadanos de Centro Democrático [CCD]

ULTIMA HORA INFORMATIVA

24 jul. 2014

Hablar de todo

:: Opinión | P. CarbajoEneas” *

Resulta que un día, el catalán Artur Mas pidió a Rajoy que estuviese dispuesto a dialogar de todo. Y lo pidió con la amenaza del independentismo, con el chantaje de sus artefactos institucionales desde la Generalidad que se le concedió a Cataluña en los años 30. Bonita manera de pedir diálogo’.

Muchos  dijeron que esa petición era un buen comienzo para que en el conjunto de España tuviésemos paz, para no volver a provocarnos momentos terribles que algunos inconscientes de hoy nunca vivieron en sus propias carnes. Chantaje al Estado, secuestro de la ciudadanía.

Pero, sin que sirva de precedente, pongámonos en la política ficción. Pongamos que Estado y comunidad Autónoma empiezan a hablar de todo, sin trampa ni cartón. Y hablar de todo es tanto de lo que se quiere tener como de lo que no se puede. Entre los temas a tratar, pues abórdense los siguientes:


 1.- Cómo terminar de una santa vez con los falsos argumentos y mantras sobre los déficit fiscales, las deudas victimizadoras, con toda aquella galería imaginaria de agravios, de medias verdades  que tanto han contribuido al enfrentamiento, la crispación y la mentira.

2.- También se debiera hablar de cómo suprimir duplicidades institucionales, esas que no se encaminan a la complementación, sino a la agresión; esas estructuras carísimas que suponen un agravia económico y político para España; por ejemplo, lo de las "embajadas” y toda una lista de organismos y entidades clientelares.


3.- La devolución de algunas competencias clave para el Estado, como la de Educación. Porque si el marco competencial se usa para la deslealtad, como ariete contra el conjunto del país, como fábrica de continuas hornadas de nuevos independentistas, o como impulsor de generaciones de ‘nuevos catalanes’ lobotomizados que sirvan luego de ‘mano de obra’ para consultas ilegales, pues mejor será hacer un reset y replantearlo.

 4.- Se puede aprovechar para ver cómo devolver la competencia de Sanidad también, ya que no funciona: siguen cerrando quirófanos, deteriorando estructuras deliberadamente a pesar de cobrar su céntimo sanitario; precarizando pacientes y personal sanitario. Adoctrinamiento con la salud, cero. 


5.- Pueden hablar también de cómo empezar a penalizar a los infractores de las leyes, liquidar tanta desobediencia tan descarada como impune a nuestro ordenamiento jurídico, tanta malversación de la democracia de todos.

6.- De paso, también cómo acordar sanciones a los ayuntamientos y demás administraciones periféricas representativas del Estado, por no cumplir aspectos básicos de un Estado soberano, como el respeto a la normativa de su simbología:  la Ley de Banderas.

 7.- Cómo acabar con la manipulación de la cultura, cuya máxima expresión es la comunidad hablante del Estado: son españolas todas las lenguas de sus Comunidades. Así que hablen de cómo respetar la libertad y el orden lingüístico constitucional. Sancionar en sentido inverso a como se ha hecho hasta ahora, la prohibición del uso de la lengua común y vehicular que es el castellano. Aquí pueden tener un buen acuerdo, porque tan española es la lengua catalana como el castellano.


 9.- De cómo sancionar a los agitadores de las calles que promueven el enfrentamiento y el odio entre catalanes y con el resto de España. Punto final a tanta ideología del miedo, a tanta ingeniería de la subversión. Una cosa es manifestarse libremente, otra pervertir el derecho a manifestación.

Seguro que a quien lee esto se le ocurren más ideas para el diálogo. Un diálogo no bizantino exige, claro, que se llegue a algo concreto y serio. Ideas que no se parecerán a las que traería un Más ultramontano y osado para acordar con un Rajoy para nuestro concepto de gestor demasiado tancredista.

Estaríamos pendientes, por supuesto, no tanto por lo que ya sabemos de Más y sus 'socios', sino sobre todo vigilantes por las concesiones que pudiera hacer Rajoy, si es que hace alguna. No quisiéramos saber que haya movimientos para cambiar la Constitución ‘a la carta’, para ‘adecuarla’ a la trampa y el chantaje de los momentos actuales. Quisiéremos saber que se dialoga para seguir garantizando futuro, jurídico pero también político y social, a 47 millones de españoles unidos.

* Presidente de Asociación 90Mil Ciudadanos

10 jul. 2014

Don 'Tancredo'

:: OPINION | Eneas - Pedro Car

El "don Tancredo" era un lance taurino. Consistía en que un individuo, el que da el nombre al lance, esperaba al toro a la salida de chiqueros. Subido sobre un pedestal, se situaba en mitad del coso taurino. El individuo iba vestido con ropas de época, o cómicas, y pintado íntegramente de blanco. El mérito consistía en quedarse quieto: el saber de la tauromaquia afirmaba que al quedarse inmóvil el bulto humano, el toro creía que la figura blanca era de mármol y por tanto no la embestía convencido de su dureza. Normalmente el papel era interpretado por personas desesperadas, a la búsqueda de ganar dinero fácil y poco que perder.

Y el lance funciona... hasta que llega un toro listo. Porque, claro, puede ocurrir que el toro se acerque despacito a la fingida estatua; que la olfatee... y que embista al pedestal repentinamente, dando un fuerte hozicazo, persiguiendo luego al don Tancredo por todo el arenal de la plaza. Entonces el perseguido se ufana por tomar el olivo y saltar la barrera. La cogida más aparatosa que se recuerda de este lance la sufrió hace muchos años un torero en Madrid: un novillo de Anastasio Martín le infirió una grave cornada. Así, la práctica que les relato fue desapareciendo.

Pero parece que esta historia se va recuperando en estos últimos tiempos aplicándose a la arena política y hoy al Sr. Mariano Rajoy. Como buen don Tancredo, el actual Presidente del Gobierno parece ponerse de perfil ante las embestidas del secesionismo que viene hacia él, pero no se mueve: confía en que el 'morlaco' independentista pase de largo. Y cuando este da vueltas a su alrededor, Rajoy sigue de perfil, impertérrito, esperando con su lógica del 'resiste' a que el temporal amaine y el toro independentista pase de largo.

Así las cosas, le participo al amable lector de una inquietud: ¿las embestidas de aquellos infaustos tancredos de la tauromaquia se repetirán hoy en la política, sobre los españoles de Cataluña, el próximo 9 de noviembre de 2014? Este nuevo don Tancredo Rajoy dice -¿con boca pequeña?- que no se va a celebrar el espectáculo independentista en forma de consulta. Pero los Companys actuales dicen que sí, que sin ninguna duda se va a hacer. Y para colmo, los ciudadanos no tenemos ni idea de cómo se va a impedir todo eso. Sabemos que hay medios, sean políticos o sean jurídicos, suficientes en nuestra Constitución para evitar toda embestida ilegal al Estado de derecho. Pero hasta ahora no se ha aplicado ninguno. La Comunidad autónoma de Cataluña no cumple las leyes, fomenta el enfrentamiento entre los propios catalanes, y entre estos y el resto de España. Y sus gobernantes se han rodeado de fieles -convencidos unos, inducidos otros- a su proyecto segregacionista. El coste de tanta locura va, evidentemente, a cargo de nuestros impuestos, queramos o no ser feligreses de ese proyecto.

¿Cómo habrían frenado en otros países, tanto o más democráticos que España? Porque países respetados y más serios hay, eso no tiene duda. Sabemos que algunos ya solucionaron este tipo de conflictos de manera radical. Pensamos que España no va a ser menos: no se va a producir ninguna consulta ilegal. Pero la crisis ya está en marcha, y si de alguna manera se incumpliese la ley, el Gobierno del Estado deberá actuar inmediatamente, con toda legitimidad. Primero, para que el inquilino de Moncloa no sea tenido por traidor al Estado (que esto ya suena en medios relacionados con la Defensa). Y segundo, para que se termine antes la malversación institucional que supone haberle dado recursos públicos a ese 'ejército' que es la ANC y que también podríamos llamar el ejército de GILA, en recuerdo de los episodios de nuestro humorista, ya desaparecido: o GILA,  Grupo de Inteligencia Logística de la Asamblea. Porque esa es su principal aportación al govern secesionista: las vías de la insurrección.

Continuamente salen noticias sobre la creación de unas 'fuerzas armadas' en Cataluña para contrarrestar a España. De risa. Plan onírico para una 'guerra de guerrillas' fuera de las ciudades; y toda una ristra de ocurrencias: atentados, toma de aeropuertos y de cuarteles, formación de espías al modo de CNI... Incluso los más acérrimos de este 'toro' independentista ya ven una 'guerra civil' en puertas a partir del 9N. Hocicazos, esquizofrenia, o ambos a la vez.

Y una cosa hay que tener claro: los demócratas de verdad, los que acatamos las leyes y sentencias, no necesitamos ampararnos en ninguna Constitución para saber que España existía cuando no había ninguna. Seguramente -quiero imaginarlo- que todas las salidas para ponerle punto final a todo este show periférico están contempladas por el Gobierno. Y también por los demás estamentos del Estado: Fiscalía, Abogacía, Consejo de Estado, TC. Otra cosa puede ser que no se haya dado información alguna a los ciudadanos. De ahí mi inquietud, la que le comparto al lector, viendo la horfandad de muchos ciudadanos en la Cataluña secuestrada. Miles de ciudadanos creemos que no se están tomando medidas. Y puede que estemos equivocados en esa idea. Pero necesitamos ver firmeza ante ese morlaco salvaje que es el soberanismo que gobierna en una porción fundamental y querida de España. Un morlaco que no hay que subestimar, que puede destrozarnos a todos, incluyendo a los que azuzan al toro que debe lidiar nuestro don Tancredo de Moncloa.

*Presidente de la Asociación 90Mil Ciudadanos
** "Don Tancredo" era el seudónimo del periodista y cronista taurino, Roque Armando Sosa Ferreyro, nacido en Mérida (Yucatán, México) [Fuente: Wikipedia].